ESPAÑOL

 

ENGLISH

51 visitantes y 0 miembros conectados. Conviértase en miembro privilegiado pulsando aquí

Búsqueda de un escudo: (no use acentos ni "ñ"):
  Principal  | • | • | [Anónimo - Connexion] | • | • | Desconectar | • | • | Ayuda
Localizador
Ultimas 24 horas
Páginas vistas en las últimas 24 horas : 65 727
Actividad
Visitas desde el 24/05/2005:
57 175 510
  • Miembros : 72 801
  • Artículos : 25
  • Foros : 7
  • Sujetos : 1
  • Críticas : 49

Top 10  
Estadísticas

Nuestros dominios
- heraldicahispana.es (nuevo)
- heraldica-hispana.com
- heraldicahispana.com
- heraldicahispana.eu
- heraldicahispana.info
- heraldicahispana.net
- heraldicahispana.org
Moderado por: bauto Antonio CaptDNA Jimmy 
Indice del Foro Genealogía Origen del apellido Amezcua
AutorOrigen del apellido Amezcua
Amescoa
1  

Amescoa
  Publicado: 19-05-2018 14:09

Améscoa (apellido originario del que derivó el apellido Amezcua) es un apellido toponímico, es decir, toma su nombre de un lugar concreto: Améscoa Baja, valle que se encuentra en el extremo noroccidental de la Merindad de Estella, en Navarra, y que posteriormente ya en el siglo XVI se amplía a Améscoa alta, conformando lo que en la actualidad se conoce como Las Améscoas.
Si nos atenemos a su etimología, dice Julio Caro Baroja , Améscoa hay que interpretarlo partiendo del vocablo en euskera «Ametz»=quejigo. Su contenido geográfico pudo, en un principio, estar restringido al lugar donde se encuentra el paraje de Améscoazarra, ya que todo su entorno se encuentra totalmente cubierto de quejigos (especie de roble). Y, mencionando de nuevo a Caro Baroja, «le cuadra muy bien el nombre tanto en lo que se refiere a la vegetación, como a los vestigios de población viejísima que quedan en parte sepultados en ella».
El quejigo, al que los mayores dieron el nombre de «ametz», pertenece a una de las variedades del género «Quercus», árbol de tipo mediterráneo, que penetra como una cuña en esta tierra, precisamente por el paraje de Améscoazarra.
Améscoazarra es un promontorio natural sobre el que hay una plataforma de una ciclópea roca de muy difícil acceso y que cierra y protege el acceso al valle. En este promontorio existen restos de un poblado antiquísimo y de un recinto fortificado. A este lugar se le conoce, desde tiempos remotos, con el nombre de Améscoazarra.
Según Luciano Lapuente , todo apunta a que el nombre del valle naciera en el paraje de Améscoazarra, donde al formarse el recinto fortificado, se formó un pequeño poblado que tomó el nombre de Améscoa por la fronda de quejigos que crecen en su entorno. Este topónimo es que le dio nombre al apellido y que, con el paso del tiempo, se “castellanizó”, dando lugar a las distintas variantes del apellido: Mescua, Amescua, Mezcua y Amezcua.
A principios del siglo XIII, el Rey Sancho el Fuerte de Navarra, con el fin de favorecer a la población del valle de Améscoa y ganarse la adhesión y lealtad de sus moradores, y para la defensa de la frontera con Castilla, echó mano de algunos personajes del valle a quienes les encarga puestos o misiones de carácter militar. Estas misiones reales confieren a estos amescoanos ciertos honores y riquezas. A estos individuos el Rey los indultó, primeramente, del pago de la “pecha” (tributo o contribución) convirtiéndose en «hombres francos e Hijosdalgos» (algunos Escuderos) y ellos se consideraban en un grado superior de calidad social al resto de los moradores del valle, que formaban la población de los Labradores.
Estos Hijosdalgos se apellidaron siguiendo el procedimiento de patronímicos variables, al que añaden un segundo apellido toponímico que señala, en algunos casos, el lugar de origen o procedencia y en otros, el «apellido de solar» y son los formados con el nombre de la casa, torre o solar donde se consideraba que se encontraba el tronco común.
Así, los apellidos comienzan a formarse añadiendo al nombre del hijo el del padre, más alguno de los sufijos –iz, -ez, -az, el cual venía a significar «hijo de». Por ejemplo, si éste se llamaba Pedro, el hijo se apellidaba Periz o Perez (significando que era hijo de Pedro); si el nombre del padre era Diego, el apellido del hijo sería Díez o Díaz (hijo de Diego). Si a este sistema de patronímicos se añadía el nombre del lugar de procedencia (por ejemplo Améscoa) ya tenemos la fórmula para la formación de los apellidos hasta terminar la Edad Media. Por ejemplo: Lope Díaz de Améscoa, se refiere a Lope, hijo de Diego y procedente de Améscoa.
Surge así el «Linaje» como el grupo de personas originarias o descendientes de una casa solar, recibiendo de ella además del apellido, la condición hidalga y nobiliaria.
En Améscoa cuatro fueron los linajes: Baquedano, Eulate, Urra y Améscoa. No hay sombra de duda que estos apellidos fueron «apellidos de solar» y que todos hacen referencia a una casa troncal, que, con el tiempo, se le denomina «Cabo de Linaje» y posteriormente Palacio.

  Perfil  
Saltar a:
 
 
 
POLITICA DE PRIVACIDAD: Google utiliza empresas publicitarias asociadas para publicar anuncios cuando visita nuestro sitio web.
Es posible que estas empresas usen la información que obtienen de sus visitas a este y otros sitios web (sin incluir su nombre, dirección, dirección de correo electrónico o número de teléfono) para ofrecerle anuncios sobre productos y servicios que le resulten de interés.
Si desea obtener más información sobre esta práctica y conocer sus opciones para impedir que estas empresas usen esta información, haga clic aquí

Google



Todos los logos y marcas son marcas registradas, los comentarios son de exclusiva responsabilidad de aquellos que los publican.
Este portal ha sido construído con NPDS, un sistema de portal escrito PHP. Este software está bajo licencia GNU/GPL .